El estado toma los impuestos de los ciudadanos y los invierte en infraestructuras, educación, salud… Pero Catalunya recibe mucho menos de lo que da y esto te afecta independientemente de si hablas o no catalán. El estado invierte mucho más en Madrid que en Catalunya: por ejemplo, con sus autopistas gratuitas de alta calidad y el transporte público.

No es solo la falta de inversión en Catalunya, también es la mala gestión que hacen. En Catalunya, fuimos los primeros en querer aislar los brotes por la pandemia COVID-19, pero el estado no nos dejó. También fuimos los primeros en comprar mascarillas, pero el estado las requisó.

También está el tema de las puertas giratorias. Los ministros, para asegurarse un sobresueldo vitalicio en las eléctricas y otras empresas, impiden la inversión en energía solar, dando lugar a los precios tan elevados de la luz, que nosotros tenemos que pagar.

La independencia de Catalunya nos permite gestionar mejor nuestros recursos. Esto es así, independientemente de que hables o te sientas catalán.

Ya ha habido muchas independencias en la historia, no es ningún trauma. Estados Unidos se separó de Inglaterra hace muchos años y ahora son tan amigos. Hay también ejemplos más recientes: Noruega, Suecia, Islandia, Dinamarca, República Checa y Eslovaquia.

Igual que en los anteriores países, con la separación vamos a poder seguir viajando y comerciando igual, pero vamos a invertir y gestionar mejor nuestros recursos.

Apuesta por tu futuro, vota independencia.

Compartir