¿Porque un referendum para decidir nuestro futuro?

A partir de los años 50 más de un millón de personas, perdedores de una guerra que yo llamo ¡incivil!, por culpa de la miseria producida por la gestión de la victoria franquista, devolviendo las tierras a los terratenientes aun que las dejaran yermas en venganza a sus peones,   fueron obligados a emigrar  donde con el esfuerzo de su trabajo pudieran dar de comer a los suyos, llegando a Cataluña procedentes de toda España, en su mayoría de Andalucía.

Aquellos años que yo recuerdo duros, grises bajo la represión de las fuerzas del desorden, corruptas hasta la medula, violentos, con permiso para todo. Fueron terribles para los que estábamos aquí, pero de sufrimiento y pobreza para los que venían de fuera.

No había viviendas suficientes y las pocas que podía haber no estaban al alcance de sus posibilidades.

Tuvieron que construir barracas en los descampados de las afueras de la ciudad, bajo la vigilancia represiva de la guardia municipal, comandada por el coronel franquista, Eduardo Fernández Ortega, tristemente recordado por los de aquella época. Padre de nuestro también celebre y seguramente también tristemente  recordado Ministro del interior del reino de Borbonia, Jorge Fernández Díaz, de tal palo tal astilla.

Hablando de Andalucía.

Estoy recordando la poesía de Miguel Hernández.

Andaluces de Jaén aceituneros altivos, kilómetros y kilómetros de olivos y dice la poesía ¿de quién son esos olivos? De una o dos personas, por lo tanto el beneficio también es de ellos.

Pues hay que recordar que el 50% del terreno fértil de Andalucía está actualmente en manos de 12 familias Castellanas, desde hace 500 años

En esos cientos de kilómetros cuadrados existen pueblos donde nace población, esa población que solo tiene trabajo una o dos veces al año se ve obligada a emigrar, porque Andalucía tiene mucha mano de obra y muy pocos emprendedores que estén dispuestos a jugarse su capital en empresas propias, pero se les llena la boca cuando hablan de gobierno  liberal, entienden por liberal que les dejen hacer  a ellos lo que les dé la gana.

Las izquierdas que deberían haberlo solucionado, con una reforma agraria después de 40  años de gobernar, por cobardía ante la reacción de la derecha, no lo ha hecho, y la solución más cómoda y menos comprometida y la que da la posibilidad de voto cautivo, ha sido la de la subvención, el PER que hace que la gente se acomode en esa situación sin esperanza de mejorar, el PER sin proyecto, solo crea personas dependientes y depresivas, la solidaridad mal entendida y sin punto final solo es caridad.

Recuerdo hace décadas cuando no existía el PER los autocares de gentes, Extremeños y Andaluces que venían con contrato de 6 mese a trabajar a la Costa Brava, venían a otro mundo, otras oportunidades, algunos o algunas se casaban o juntaban con personas autóctonas, y creaban sus familias, ahora prefieren quedarse con el PER, no se arriesgan a nada, y sus puestos los ocupan extranjeros.  

Recordemos a Machado.

Españolito que vienes al mundo te guarde Dios una de las dos Españas ha de helarte en corazón.

Mi problema es como podéis ver, que las dos Españas me han helado el Corazón.

La otra reflexión poética se refiere a Rafael Alberti.

A cabalgar a cabalgar hasta arrojarlos en el mar, está claro que no lo hemos conseguido, pues los que nos cabalgan son ellos.

Por todo ello hace tiempo que renuncie a arreglar España.

Qué culpa tiene Cataluña si no se ha querido o sabido hacer la España plural, a nosotros los catalanes nadie puede acusarnos de no haberlo intentado, por la derecha y por la izquierda, nosotros siempre hemos querido encajar, pero después de muchos años hemos renunciado, creo que no se nos puede exigir más.

Estoy convencido que con nuestra reacción España encontrara su camino de reformas, cuando España se encuentre con su  realidad, Cataluña estará allí como siempre hemos hecho, pero hablando de tu a tu, y controlando donde va a parar la solidaridad, no vuelva a ir a las manos de los señores, dueños de los olivos

El principio democrático está en poder votar, poder decidir y yo quiero decidir independizarme para poder hacer un país nuevo, un país que no tenga esas cargas sociales ajenas.

Es importante que se expresen los del no para que den ellos también un proyecto de futuro dentro de España, pero un no sin proyecto o con proyectos ya intentados durante muchos años y fracasados, es  quedarnos como estamos.

Consideramos que para proponernos un proyecto de futuro dentro de España, primero tendrá que convencer a España, tarea que los del sí, llevamos haciendo varios años y no lo hemos conseguido.

Creo que a estas alturas, cuando la mayoría tenemos hechas las maletas y estamos esperando el taxi a la puerta de nuestra casa que nos lleve a Ítaca, no estamos dispuestos a esperar porque algunos se les ha ocurrido ahora eso del Federalismo

A mi entender el futuro está en nuestras manos.

Lo que mayor satisfacción me está dando esta vida a mis 77 años,  es saber que nuestros nietos  tendrán la certeza de que para defender su futuro como catalanes y como ciudadanos, en un momento histórico como este, sus padres y sus abuelos,  estuvieron en la tarea.

La unidad de proyecto de futuro, supone la súma de todos los que queremos votar por un nuevo Estado Catalán independiente, por lo tanto SÚMATE

Paco Martínez ANC Sectorial Jubilats, Comunicador Súmate.
Compartir