Valores Republicanos

La Nación es el sentimiento y el Estado la herramienta para realizar ese sentimiento.

Como herramienta básica es imprescindible para solucionar las problemáticas sociales y económicos que sufrimos todas las personas que vivimos en Cataluña. Sin capacidad legislativa, judicial, ejecutiva propia, ni recursos económicos propios, pues los entregamos  al Estado Español, no podremos alcanzar el estado de bienestar, que por su capacidad productiva se merece el pueblo de Catalunya.

Valorando las opciones que tienen hoy en día los Estados modernos, entre Monarquía parlamentaria y República, descartando los Estados totalitarios por supuesto, mi opción sin lugar a duda es la República.

Considero que los valores republicanos, nacidos de la revolución francesa, son muy superiores a los que representan las monarquías parlamentarias.

Posteriormente y en pleno siglo XX en España, se crearon una especie de mandamientos para ensalzar dichos valores.

El texto fue recopilado en unas  octavillas de mano, editadas en la imprenta Gutenberg de Guadalajara el 31 de Mayo de 1931, y en los que se rogaba la mayor publicidad posible, comentando asimismo cada uno de esos mandamientos con muy precisa calidad conceptual:

“El primero, amar a la Justicia sobre todas las cosas; el segundo, rendir culto a la Dignidad; el tercero, vivir con honestidad; el cuarto, intervenir rectamente en la vida política; el quinto, cultivar la inteligencia”; el sexto, propagar la instrucción; el séptimo, trabajar; el octavo, “ahorrar”; el noveno, proteger al débil; el décimo, no procurar el beneficio propio a costa del perjuicio ajeno”.

Quizá después de las experiencias vividas en esta sociedad Española, desde los años 30 hasta ahora, nos parezcan bastante ingenuos estos hombres que crearon estos mandamientos. Pero me daría por satisfecho con que nuestra República Catalana, fuera capaz de cumplir como mínimo con un 60% de estos anhelos y con el paso del tiempo nadie pudiera decir a la hora de valorar nuestros logros, que habíamos sido muy ingenuos al crear nuestros objetivos de sociedad.

Paco Martínez, miembro de la ANC y Súmate.

Compartir