Correscales

Artículo de Joan Batlle

El pasado día 18 arranco en Bilbao el Correscales. Trabajadores de las subcontratas de Telefónica recorrerán 800 km de Euskal Herria y Aragón hasta entrar en la Republica Catalana el día 22. Pasaran por varias localidades y entraran a Hospitalet donde irán a la Feria para recordar la mucha precariedad de todo tipo que hay detrás del glamoroso espectáculo del MWC y de ahí a Barcelona, todo ello el mismo día 22.

Comerán en Can Batlle e irán andando hasta los jardines de Gracia, lugar desde el que arrancara una manifestación hasta la sede histórica de Barcelona de Telefónica, responsable de su situación.

Telefónica esa multinacional que se permitió, por boca de su presidente Alierta, unirse al coro de empresas que echaron un cable al Estado español, para intentar meternos miedo a los catalanes de la ruina que nos asolaría construyendo nuestra Republica.

Telefónica, esa multinacional, con sede en el Estado español, pero cuya única bandera es el color del dinero, es también la que se permitió enchufar al yerno del Rey emérito, y previa llamada, según dicen, del mismo y sin conocimiento alguno de telecomunicaciones.

Si telefónica esa enemiga de la Republica Catalana y colocadora de un presunto corrupto, con un sueldo astronómico, es enemiga también de la clase trabajadora, pues subcontrata externalizaciones a precios de saldo.
Tan a precios de saldo que sus contratas tienen la inmensa mayoría de sus trabajadores asalariados como autónomos, algunos de ellos previo despido lentejas, o lo tomas o lo dejas, en el que se veían obligados a utilizar el importe del despido para adquirir las furgonetas para trabajar.

Esa Telefónica es un símbolo de poder, el poder de esa oligarquía del Ibex 35,que a golpe de BOE se enriquece en detrimento de la inmensa mayoría de los ciudadanos que ven como su Estado y su gobierno les rinden pleitesía.
La lucha contra la precariedad y por la dignidad de los trabajadores y trabajadoras de las subcontratas de Telefónica es la misma del pueblo catalán contra el Estado español y su oligarquía, que han provocado los excesos y los consiguientes recortes del régimen del 78.

Por eso luchamos por la Republica Catalana, para recuperar nuestros derechos como trabajadoras, agricultoras, comerciantes o pequeñas y medianas empresarias. Por un horizonte de pan, trabajo, techo y libertad

Compartir